martes, 14 de mayo de 2013

Chile no para de armarse


Bajo la hipótesis de un eventual conflicto armado con sus países vecinos, sobre todo con el Perú, Chile ha establecido un moderno sistema terrestre de defensa aérea, que en los próximos meses pretende seguir fortaleciendo.
El objetivo de este sistema es “detectar, enfrentar y neutralizar” todo tipo de aeronaves “enemigas” y blancos de baja reflexión radárica, como misiles y bombas guiadas.
Así lo revela un informe contenido en el Anuario Latinoamericano de la Defensa 2012, una publicación internacional especializada en temas militares y de seguridad.
Según el citado documento, los grupos de defensa antiaérea de la Fuerza Aérea de Chile (FACh) han desplegado unos 12 sistemas de misiles Samantha/Migale y 6 Aspic/Mistral montados sobre vehículos Peugeot P4 (4x4) y un significativo número de misiles Mistral en versión Manpads, así como 16 cañones M163A2 Vulcan (algunos asociados a radares Elta EL/M-2106 sobre vehículos M-113) y un número similar de cañones M-167A2 de 20 mm.
Además disponen de un importante número de Oerlikon GDF-007 de 35 mm. dotados de munición Ahead y asistidos por direcciones de tiro Skyguard.
También se señala que la FACh recibió en 1995 la batería de cañones GDF-001 (dotada con dirección de tiro Super Fledermaus) del Cuerpo de Infantería de Marina de los EE.UU., que aun mantienen en operatividad.
En febrero de 2011, la FACh concretó, vía un contrato estimado en 100 millones de dólares, la adquisición del sistema de misiles NASAMS (Norwegian Advanced Surface to Air Missile System), destinado a la defensa de sus bases aéreas. Sobre todo las ubicadas en la zona norte, en la frontera con Perú.
El Nasams, desarrollado por la empresa noruega Kongsberg Defence y Raytheon, comprende 2 lanzadores de los poderosos misiles norteamericanos AIM-120C SL-AMRAAN, un puesto de mando FDC (Fire Distribution Center) y un radar AN/MPQ-64 Sentinel. Su alcance máximo se sitúa en 25 km.
Por su parte, el Ejército chileno dispone de un cierto número de misiles Mistral a bordo de camiones Unimog 1300 (4x4) y de 42 cañones IMI TCM-20: 24 a remolque y 18 montados en vehículos blindados Mowag (6x6). Estos operan junto a los Mowag equipados con radares Elta EL/M-2106.
FUTURAS COMPRAS CHILENAS
Respecto a las futuras compras relacionadas con el sistema terrestre de defensa aérea se precisa que entre el 2012 y 2013 Chile estaría incorporando, tras la aprobación del Congreso norteamericano, 36 lanzadores M-1097 Avenger y 378 misiles FIM-92 Stinger–RMP Block 1, además de 42 misiles de entrenamiento (CFTS) y puesto S250 montados en vehículos Humvee.
El contrato, que incluye herramientas, equipos de prueba, partes y repuestos, manuales y publicaciones técnicas, y entrenamiento, bordea los 455 millones de dólares.
En lo que se refiere a la Armada, se señala que tras la baja de los misiles Manpads Shorts Blowpipe (que también equiparon a la FACh), la Infantería de Marina evalúa la adquisición de un nuevo sistema de última generación.
EL PELIGRO DEL SISTEMA NASAMS
El NASAMS, que en inglés significa Sistema de Misiles Superficie-Aire Avanzado Noruego, es un sistema de defensa antiaérea de rango medio-largo. Fue la primera plataforma terrestre para el poderoso misil AIM-120 AMRAAM, y el primer sistema de misiles superficie-aire en el mundo occidental con guía por radar activo.
Según la página web del Departamento de Defensa de Noruega, Chile firmó en febrero el contrato de entrega del NASAMS. El acuerdo fue suscrito durante la visita, el 22 de septiembre del año pasado, del Ministro de Defensa de Chile, Andrés Allamand.
Se señala que este es el “primer contrato” de NASAMS fuera de los mercados tradicionales de la compañía Kongsberg Defence. “El mercado de sistemas de armas de alta tecnología se encuentra principalmente en la OTAN”, señala la Ministra de Defensa noruega, Grete Faremo. Sin embargo, hábilmente Chile ha comprado este sistema de misiles para imponerse sobre sus vecinos.
Fuentes noruegas indican que el NASAMS fue desarrollado especialmente para lanzar el conocido y avanzado misil estadounidense AMRAAM teniendo la capacidad de enfrentar múltiples amenazas y blancos a alrededor de 30 kilómetros y 21,000 metros de altura.
Según informa la Fuerza Aérea Chilena, el NASAMS “es un sistema que ya se encuentra en servicio con las Fuerzas Armadas de Noruega, España, Holanda, Finlandia y EE.UU., y viene a satisfacer un segmento que la FACh aún mantenía descubierto en lo que se refiere a la defensa antiaérea”.
Expertos consultados por EL PODER señalan que Chile está comprando estos sistemas de misiles antiaéreos porque temen una ofensiva de nuestros MIG-29 repotenciados. Se sabe que en muchas guerras modernas, los MIG-29 han podido evadir a los misiles ANRAAM, así que estos sistemas no son del todo exitosos. Seguiremos informando.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario